Víctor Quintana - ferropénico (Palencia, 1986)

Hace unos meses, paseando por mi cuidad natal, me fijé en cómo la luz del mediodía se reflejaba en la fachada de una vieja casa a través de las ventanas del edificio de enfrente. Aquella imagen me fue lo suficientemente inspiradora y sugerente como para hacer que tomase una fotografía de aquel instante. 
Semanas después, el viejo edificio fue derruido para construir otro más nuevo y moderno. Esa imagen que tomé no se volvería a dar de nuevo otra vez más. 
Aunque llevo años haciendo fotografías nunca me había preguntado el porqué. Aquel evento tan fútil me hizo ser plenamente consciente de que los instantes son eso, instantes. De que las luces y las sombras nunca son las mismas, de que no siempre consiguen transformar la escena sobre la que recaen de tal forma que la hagan única y reseñable.
Hago fotografías para conservar esos instantes. Para que no se pierdan entre luces y sombras vulgares. Y siempre intentando que las fotografías que nazcan de ese instante estén impregnadas de mi ser y de mis sentimientos, para conseguir trasladar al espectador al momento exacto en el que el obturador de mi cámara hizo “clack” .
La búsqueda de ese instante es la máxima que quiero aplicar a todos y cada uno de mis proyectos.